ESP
sábado, 18 de noviembre de 2017
Identidad
Visitas 2
- Por: Equipo Directivo
Nuestra misión, nuestra visión, nuestros valores

 

 

MISIÓN.

El pueblo de Montilla en 1898 requiere la presencia de la Congregación Salesiana para responder a las necesidades educativas y formativas de los jóvenes montillanos.

Esta Institución, caracterizada por una educación integral conforme a unos principios cristianos, se convierte pronto en una referencia para el pueblo. El sistema preventivo de don Bosco se consolida con el tiempo como una actuación pedagógica cuya misión consiste en formar buenos cristianos y honrados ciudadanos.

La sintonía que experimenta el pueblo de Montilla con la propuesta y el carácter educativo salesiano, ha posibilitado que, en el curso de los años, la labor educativa se haya desarrollado en armonía con el entorno sociocultural.

Los principales destinatarios son los jóvenes, prestando una especial atención a los que presentan mayores dificultades y necesidades. El objetivo de nuestra labor educativa es la promoción integral y gradual de las capacidades humanas y sociales del joven.

La propuesta educativo-pastoral salesiana se inserta dentro de una Comunidad Educativa que canaliza la participación y la formación de todos los grupos, favoreciendo un clima de convivencia democrática.

Por último fundamentamos nuestra acción educativo-pastoral en los siguientes criterios y principios:

- El criterio preventivo como acción pedagógica del sistema educativo de don Bosco.

- Un ambiente educativo, familiar y festivo, donde los jóvenes son los principales protagonistas.

- Una relación educativo personal que se traduce en la familiaridad entre los educadores y educandos.

- La presencia-asistencia animadora de los educadores entre los jóvenes.

- La escuela como un lugar privilegiado de educación integral de la persona en todas sus dimensiones conforme a una visión humana y cristiana de la vida.

- Las propuestas significativas de compromiso cristiano con el mundo y la sociedad.

El colegio Salesiano San Francisco Solano de Montilla, una comunidad educativo-pastoral que alienta, ilumina, motiva y promueve expectativas, desea situarse ante la sociedad montillana como una propuesta clara de educación y formación integral que se concretará en los siguientes elementos:

- Cuidar al profesorado como agente fundamental en el proceso educativo, de forma especial en su selección y formación inicial y continua.

- Animar y acompañar a profesores que desempeñan y puedan desempeñar funciones  directivas, verdaderos corresponsables en el carisma y la misión salesianos.

- Atender de manera personalizada al alumnado, especialmente a los más necesitados, con un adecuado plan de atención a la diversidad.

- Favorecer en los procesos educativos la orientación vocacional, que prepara para la vida y el mundo profesional, así como el compromiso creyente y solidario dentro de la  ociedad.

- Trabajar la mejora continua con adecuados análisis y toma de decisiones incorporados  en el propio sistema de gestión de nuestro centro.

- Formar a nuestro alumnado, dentro del marco competencial, reforzando las habilidades comunicativas en idiomas y en el uso de las TIC, como fuentes de conocimiento, capacitación y apertura al mundo.

- Incorporar programas de formación y educación para los jóvenes que los ayuden en la maduración de los sentimientos, la afectividad y la sexualidad.

- Potenciar la Pastoral Escolar como expresión del compromiso de evangelización de la Congregación Salesiana en la escuela.

- Prestar especial atención a la cualificación del profesorado y a la organización del área de Enseñanza Religiosa Escolar.

 

VALORES.

La comunidad educativo-pastoral de Montilla cuenta con un conjunto de valores que nos permitirán conseguir la calidad de nuestra estructura educativa y organizativa. A saber:

1. Es popular, libre y abierta a todos los grupos sociales, y da preferencia a los más necesitados.

2. Cultiva un ambiente de familia que educa, de forma que nuestros destinatarios encuentran en ella “su propia casa”.

3. Sitúa al alumno como protagonista de toda la acción educativa: lo acoge como es, lo acompaña y lo ayuda a crecer hasta su maduración vocacional mediante múltiples propuestas educativo-pastorales, tanto en las horas lectivas como en otras actividades formativas en el tiempo libre.

4. Educa evangelizando y evangeliza educando, para un armónico desarrollo humano y cristiano.

5. Destaca la personalización de las relaciones educativas mediante la disponibilidad de los educadores para estar presentes entre los jóvenes, participando de su vida.

6. Da preferencia a estudios, especializaciones y programas, que responden a las exigencias del momento.

7. Favorece la participación corresponsable de todos los miembros de la CEP.

8. Facilita la relación con el entorno, poniendo a su disposición personas y locales, organizando servicios de promoción y actividades abiertas a todos.

9. Promueve la solidaridad con los más necesitados y la colaboración con otras entidades que contribuyen a lograr su derecho a una vida más digna.

10. Impulsa la implicación y el compromiso de los seglares en el carisma y la misión salesianos.

11. Asume la cultura de la calidad como herramienta de mejora continua de nuestras escuelas

 

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad